Somos europeos, no vasallos de la Unión Europea

El Presidente de la Comisión Europea Jean Claude Juncker ha declarado que el nacionalismo es veneno. Nosotros no vamos a discutir eso, como falangistas lo tenemos claro: el nacionalismo es el egoísmo de los pueblos.

Pero también somos conscientes del discurso de la Unión Europea, de sus dirigentes y sus colaboradores. Un discurso que esconde un arma de doble filo. Y que también, que toda esta casta política no debe de saber lo que para nosotros el concepto de nación significa. Algo que nada tiene que ver con la propaganda de la derecha, que termina vendiendo la soberanía al mejor postor.

La idea de proyecto común, de unidad de destino es algo que va mucho más allá de todo eso. Nosotros queremos que las naciones que son y han sido históricamente las que forman Europa, sean las que verdaderamente representen ese sentir y no lo que sale de los despachos de Bruselas. Bajo el mismo discurso machacón de la ley, la ley y la ley. Hemos sido victimas de tratados que han perjudicado nuestra economía, hemos podido ver como incluso esas leyes han conseguido que las masas de refugiados sean llevadas de un lado para otro, sin poner solución a los conflictos que les llevaron a salir de sus países de origen. Y así podemos hablar de otros muchos errores que se nos están metiendo con calzador.

Todo esto respaldado por una sociedad que para reivindicar como ha estado ocurriendo hace semanas en Cataluña, la unidad nacional, han salido con banderas de la Unión Europea. Esa idea de protección de “mamá Bruselas” tiene que ser desechada. Nosotros los falangistas apoyábamos dichas marchas, no precisamente por ello, por querer escondernos bajo las faldas de esos burócratas, sino por el sentir popular que han tenido dichas movilizaciones. Esto lo tenemos bastante claro. Los que perjudican a nuestra nación no son sólo los nacionalistas, sino también los que pretenden hacernos tragar a golpe de ley aquello que nos perjudica. Aquello que es apoyado por el amplio abanico político que va desde la izquierda hasta la derecha.

En esto estamos jugando un papel muy importante. Somos en España los únicos que luchamos por una Nación que no sea fiel a unos postulados que van en contra de ella. Jean Claude Juncker había dicho que la Constitución del 78 no es un “simple papel”. Pues lo es cuando sus leyes fueron redactadas a espaldas de los Españoles.

Falange Española de las JONS