Banqueros y parlamentarios roban al pueblo español

Desde hace muchos años Falange Española de las JONS viene denunciando la connivencia que existe entre los partidos políticos que adornan el arco parlamentario y la banca española. Aunque intenta ser una sutil relación institucional, lo cierto es que de vez en cuando nos despachan alguna noticia que nos hace ver hasta qué punto la podredumbre del sistema se va haciendo más pestilente.

La ley vigente hasta 2012 señalaba que para que un banco condonara una deuda a un partido, debían de intermediar tanto el Banco de España como el Tribunal de Cuentas, para supervisar las condiciones en que había de hacerse. Sin embargo, la realidad es que durante años, PP, PSOE, IU, Unió… se beneficiaron de condonaciones de deudas bilaterales, sin conocimiento de los organismos de control. Esta práctica reportó beneficios de medio millón de euros a Izquierda Unida, casi diez millones de euros a Unió, y una cifra no cuantificada a PP y PSOE, lo que muestra el nivel de connivencia existente entre instituciones.

Todos estos datos destapan lo que los españoles ya sabemos, y los avezados periodistas que debieran denunciarlo, callan: que la financiación ilegal de partidos sigue existiendo en España, y que nadie va a hacer nada para acabar con ella. Se han refinado los medios de obtención de recursos, que ahora se disfrazan como “renegociación de deudas”, pero en la práctica las familias humildes ven cómo diariamente se embargan sus hogares, los trabajadores comprueban de qué manera la banca española no va a devolver los 60.000 millones de euros del rescate, y cómo, pese a la prohibición impuesta en 2015, los bancos seguirán perdonando las deudas que contraen los partidos políticos parlamentarios.

Las cifras son claras: más de 1000 políticos con causas abiertas por corrupción y existen más de 17.500 aforados que no pueden ser juzgados por los tribunales. Al otro lado de la balanza: 600.000 ejecuciones hipotecarias desde 2012, 4 millones de desempleados…

El sistema autonómico no sólo no funciona, sino que es lesivo para el bien común de los españoles. Las autonomías sustentan una red clientelar de partidos políticos que solamente velan por sus intereses particulares, cargando sobre los bolsillos del pueblo español la cuantía de sus despilfarros.

¡Es hora de cambiar de sistema!

¡Es hora de defenderse de los abusos del poder y de la banca usurera!

¡Es hora de comprometerse!

¡Afíliate a Falange Española de las JONS!

Falange Española de las JONS