Falange Española de las JONS apoya el proceso de cambio en Egipto como ejemplo para los pueblos europeos

Falange Española de las JONS se felicita por el proceso de cambio impulsado por el pueblo egipcio y su Ejército para acabar con ese gobierno títere del imperialismo presidido por Mohamed Mursi y sus Hermanos Musulmanes.

En un ejercicio descarado de “gatopardismo”, la denominada “primavera árabe” había ido transformándose en muchos países en una expresión más del dominio de las potencias colonialistas y sus intenciones de controlar naciones soberanas, cambiándolo todo para que nada cambiara. Pero Egipto ha dado el ejemplo de que un proceso que cuente con el apoyo decidido de las masas populares y de las Fuerzas Armadas surgidas de ese mismo pueblo, es imparable.

El pueblo egipcio moderno, en cuya memoria histórica está la figura libertadora y revolucionaria de Gamal Abdel Nasser, no podía seguir soportando un régimen construido para servir a los intereses de los EE.UU., Israel y la UE.

El pueblo egipcio no podía seguir aguantando que su gobierno fuera cómplice de la agresión imperialista de la OTAN y las tiranías del Golfo contra la soberanía nacional de una nación hermana y amiga como Siria.

El pueblo egipcio no podía seguir consintiendo que el camino a un Egipto moderno, abierto, laico, donde podían convivir culturas y religiones, fuera pasto del fanatismo salafista, sea de los Hermanos Musulmanes o de los terroristas de Al Gama al Islamiya.

El pueblo egipcio da un ejemplo para los pueblos europeos que siguen soportando regímenes corruptos al servicio de castas políticas y económicas entronizadas en el poder bajo un formulismo “democrático” falso y perverso.

El pueblo egipcio nos da una lección de cómo no ceder en los objetivos de soberanía nacional y evitar caer en las tentaciones “reformistas” que ya se vislumbran en algunas iniciativas políticas en España para mantener los privilegios de las oligarquías vendepatrias de siempre.

Los nacionalsindicalistas deben ser los primeros en recoger las enseñanzas que nos llegan de pueblos que han sabido sacudirse el yugo de la opresión. Y llevar esas enseñanzas a los millones de indignados que en nuestro país ya han gritado a esas castas corruptas que no, que no nos representan. Egipto es hoy un ejemplo para todos. Tomen buena nota el pueblo español y sus Fuerzas Armadas.