La extrema izquierda hace buena la “Ley Mordaza”

La izquierda ha respondido con dureza a la llamada ley mordaza. Acostumbrada a campar a sus anchas por las calles de las grandes ciudades, nos tenían ya acostumbrados a batallas campales con gasolina, contenedores y ambulancias volcadas y policías heridos.

La ley mordaza, que como toda tiene sus carencias y limitaciones, era una ley necesaria para la seguridad en las calles. Bandas juveniles organizadas desde las juventudes de muchos partidos separatistas o de extrema izquierda han gozado de demasiada impunidad durante décadas. La kale borroka, que está presente en todas las ciudades de la mano de grupúsculos como Izquierda Castellana en madrid, el “Kolectivo Bucanero” de “Vallekas”, la Ami en Galicia, Juventudes de ERC en Cataluña y así un sin fin de listas de grupos violentos que se enmascaran en partidos y organizaciones legales, debe atajarse. Bienvenida la ley, entonces, para atajar esta situación.

Pero no es menos cierto que la ley, es un giro autoritario que refuerza la falta de libertades que padecemos los españoles. Endurece aún más las leyes hasta tal punto, que las del tan temido como manoseado franquismo, que los falangistas hemos padecido cuando hemos denunciado injusticias, quedan flojas. Y en un país en el que la casta política continúa maltratando al pueblo español, en el que un millón de familias viven de la beneficencia, en el que hay nueve millones de empobrecidos, en el que los partidos políticos se blindan en el poder marginando a las demás iniciativas políticas, en el que el robo de altos funcionarios del Estado pasa sin pena ni gloria, en un pais en el que los bancos roban a través de preferentes al pueblo y multan a la víctima… en un país en el que el agraviado no puede ser atendido por la justicia al carecer de medios económicos… en un país así, que es en el que vivimos, entonces esta ley está mas cercana a la Rumanía de Ceaucescu que la Europa unida que nos han vendido.

La ley mordaza es una ley que se ajusta en unos aspectos, los más fáciles de dar respuesta, pero que corta las alas al pueblo ultrajado e indefenso. Flaco favor hace esta ley entonces, a la Justicia. Flaco favor hace el PP a los españoles.