El régimen se despedaza: el abogado de la Familia Real no acata las decisiones del Tribunal Constitucional que él creó

Miguel Roca, uno de los máximos responsables del diseño inicial del régimen vigente, y desde hace años  estrecho colaborador del monarca y Jefe del Estado, no se ha sonrojado al afirmar: “El Tribunal Constitucional no me merece ningún respeto desde la sentencia del Estatut“.

Miguel Roca debe pensar que los españoles somos tontos. Roca, siendo un reconocido jurista, practica la ley del embudo, y después de endosar a los españoles un ridículo tribunal político que vela por la salvaguarda del régimen juancarlista establecido, (como si el Tribunal Supremo no fuese instancia superior suficiente) sus decisiones a él, jurista y abogado, le resbalan.

Miguel Roca es un buen ejemplo de la casta política española. Políticos que hacen y deshacen a su antojo, se benefician de su posición de privilegio sufragada con el esfuerzo de todos los españoles, y que se permiten el lujo de estar por encima del bien y del mal. La justicia no parece existir para ellos. Ni para Roca, ni para su partido, CiU, envuelto en mil y una tramas financiación ilegal (ITV, Ferrovial, Pallerols…)

Por otro lado, la Casa Real debe aclarar que oscuros favores debe a tan siniestro personaje, para que se recurra a sus servicios jurídicos representando a toda una infanta de una España, con la que Roca no parece estar muy identificado.

¡Los españoles necesitan una regeneración política!

¡Los españoles necesitan soluciones a sus problemas!

¡Los españoles necesitan honradez y diligencia!

¡Los españoles necesitan a Falange Española de las JONS!