El juez Pedraz libera a otro etarra que no había cumplido su pena

El juez Santiago Pedraz, polémico por sus decisiones que afectan positivamente al entorno etarra, ha dejado en libertad al etarra Ciganda, que fue detenido en 1989 por pertenencia al sangriento comando Eibar. Sus fechorías costaron la vida a 9 personas, por lo que fue condenado a 822 años, de los que ha cumplido tan sólo 24. Menos de dos año por asesinarlo.

Pedraz no ha aplicado en este caso la doctrina Parrot. Cosa extraña aunque no viniendo de él. Esta decisión, unida a algunas acciones del Gobierno de Rajoy, son un paso más en la estrategia de rendición de España al discurso etarra, corriendo el peligro de iniciarse una política de “puertas abiertas” que vacíen las cárceles españolas llenando las calles vascas de asesinos. No olvidemos que aún quedan 300 asesinatos impunes que, mucho tenemos desde Falange Española de las JONS quedarán sin justicia.

¡Ni una excarcelación más!

¡No al acercamiento de presos!

¡Por el cumplimiento íntegro de condenas!

Falange Española de las JONS, en defensa de las víctimas del terrorismo.