El pueblo español se aleja de los grandes partidos

El pueblo español se aleja de los grandes partidos políticos, garantes de un régimen político caduco, e incapaces de regenerarse a sí mismos. PP, PSOE, IU y los partidos separatistas quedan al nivel del betún de las encuestas de opinión.

No se trata de una noticia nueva. En 2011, escasas semanas antes de convocarse las Elecciones Generales, el pacto de los partidos del arco parlamentario para reformar la ley electoral -LOREG-, dejaba fuera de las urnas el voto de dos millones de españoles al no poder elegir su opción política.

Los grandes partidos, que manejan los recursos económicos, los cargos estratégicos del gobierno y los medios de comunicación, cerraban la pequeña puerta por la cual algunas formaciones podían concurrir para, en la medida de sus posibilidades, exponer sus propuestas.

El argumento falaz que sostiene un PP carente de liderazgo, es que han sido elegidos por el pueblo. Falso. Han sido elegidos por una pequeña parte del pueblo español, que apuesta sobre seguro, aunque yerre en la elección.

Pronto llegará la hora de los silenciosos, de los que a pesar de no contar con millones de euros de presupuesto, de no manejar cadenas de televisión ni rotativas de prensa, de no disponer mas que de algunos miles de afiliados, los falangistas somos, sin embargo los que hablamos con el corazón y con la razón. Nos avalan nuestras razones. Nos respalda nuestra trayectoria. Nos acompañan nuestras propuestas. Si quieres conocerlas descarga aquí las 133 propuestas para una España mejor.