El Gobierno reacciona tarde al reto separatista de Mas

El Consejo de Ministros ha reaccionado tarde y mal ante el reto separatista liderado por CiU. El Partido Popular en el Gobierno ha optado por una via pusilánime, y en lugar de enfocar el problema de frente, ha estudiado minuciosamente un subterfugio legal impugnando el acuerdo del Parlamento autonómico de Cataluña del pasado 23 de enero.

Al Gobierno no le importa España. Ciu es un poderoso apoyo político para el PP, como tantas veces han demostrado las alianzas parlamentarias de las últimas décadas. No se trata más que de un tira y afloja que permite a Ciu contentar a sus vástagos, en tanto que al PP mantenerse bifronte ante este escándalo: de cara a sus conmilitones portan la bandera de España, pero por otro lado la torpeza y mediocridad política de Rajoy permite financiar los planes separatistas de Mas y sus secuaces.

La desestructurada España de las Autonomias es el hazmerreir de Europa. Pobre España. Pobres españoles.