Es urgente que el Estado recupere la competencia en educación

Que en España se hacen las cosas mal desde hace demasiado tiempo lo saben incluso los cargos políticos de turno. En un país normal no existiría ningún problema para estudiar o trabajar en cualquier región utilizando la lengua común, pero aquí hace demasiado tiempo que se decidió vetar a los españoles de otras regiones en caso de no dominar la lengua regional en algunas Comunidades Autónomas.

Ha sucedido con la Sanidad en Vascongadas, Cataluña y ahora Baleares, como si fuera más importante que un médico debiera dominar el vascuence o el catalán que sus dotes profesionales, sobre todo porque pacientes y profesionales de la medicina pueden entenderse en castellano sin ningún problema; y ha sucedido en la Educación, donde las lenguas regionales han sido utilizadas como armas excluyentes contra los alumnos provenientes de otras regiones españolas. Curiosamente, esa xenofobia casposa que aparece entre los secesionistas con la excusa de la lengua a la hora de discriminar a gentes de otras regiones (incluso a niños) nunca tiene lugar con la inmigración llegada a España durante los últimos años.

Falange Española de las JONS siempre ha defendido y defenderá todas las lenguas de España como patrimonio cultural que es obligación de todos preservar. Ahora bien, el Régimen de 1978 ha permitido que el castellano, lengua común de todos los españoles, sea despreciado por las propias instituciones públicas (no olvidemos que las Comunidades Autónomas no dejan de formar parte del Estado español) y buen ejemplo de ello es la polémica existente entre la clase política por el simple anuncio de que el Gobierno estudiará la educación en castellano como una alternativa para los padres catalanes, con el Partido Socialista y Unidos Podemos rechazando tal posibilidad y con los cosmopolitas Ciudadanos lanzando alegatos en defensa de un trilingüismo que conceda más espacio a un idioma extranjero como el inglés.

Ante semejante panorama, los falangistas denunciamos nuevamente la chapucera aplicación del artículo 155 de la Constitución por parte del Gobierno de Mariano Rajoy, que en ningún momento ha ido encaminada a retirar la competencia educativa a los secesionistas; e instamos a los españoles a la necesidad defender todas las lenguas españolas sin que ningún compatriota se vea discriminado en ningún lugar del territorio nacional.

Falange Española de las JONS