Las decisiones del Gobierno condenan a los españoles a la pobreza

Las decisiones del gobierno que se han tomado en los últimos meses han condenado al pueblo español a la pobreza. Lejos de ser medidas aisladas, lo cierto es que el gobierno de Rajoy ha llevado a cabo un sistemático acoso contra las clases media y baja, induciendo con sus decisiones al alza de precios, inflando la bolsa impositiva, y reduciendo las retribuciones salariales de funcionarios y trabajadores asalariados. La contracción del consumo ha sido una de sus consecuencias principales, la fuga de cerebros y de mano de obra y la falta de iniciativa empresarial las siguientes.

Por si fuera poco desolador este panorama diseñado desde Bruselas, el crédito es monopolizado por entidades financieras privadas, que lejos de administrar un dinero que no es suyo, se apropian de él y elige azarosamente quien será el destinatario de los créditos, al margen de su necesidad.

Los falangistas ya hemos propuesto una serie de medidas inmediatas para amortiguar este efecto:

  • Nacionalización de la banca
  • Creación de un banco de crédito público que gestiones directamente los créditos
  • Bajada impositiva de los productos más necesarios
  • Bajada del IRPF para aquellas personas con menos ingresos
  • Políticas proactivas de empleo
  • Eliminación de subvenciones a partidos politicos, sindicatos y conferederaciones de empresarios
  • Reducción de salarios en los políticos mal llamados profesionales

Rajoy:

¡Con nuestros salarios no se juega!
¡Con la vida de los españoles tampoco!