Al Capone está en Barcelona

terra-lliure-punt-final-documental-dvbrip-per-petiso-totsrucs-cat-214-0001-1101Como aventurábamos los últimos meses, el gobierno de Mariano Rajoy se baja los pantalones antes la presión separatista en Cataluña. Artur Mas no será juzgado por traición, rebeldía y sedición. Artur Mas será juzgado, (y quizá ni eso) por financiación ilegal y fraude a Hacienda.

En la España del PP, atentar contra la unidad de España, favorecer el segregacionismo social entre hispanohablantes y catalanoparlantes, utilizar medios públicos para fines partidistas, instrumentalizar la Justicia y a las Fuerzas de Seguridad de las comunidades autónomas, ideologizar desde las televisiones públicas, establecer un plan para la independencia a corto plazo y reunir a un grupo de personas para, al margen de la ley, alcanzar la ruptura total, alentando la violencia en todas sus variantes, no es comparable al fraude fiscal.

La Patria del PP es el dinero. Da igual que todos los españoles nos sintamos agraviados por los separatistas. A Rajoy y sus ministros solo les preocupa el dinero. Si en Cataluña se producen disturbios graves y enfrentamiento civil, no pasa nada, siempre que los implicados paguen sus correspondientes tributos.

La cuerda se tensa. Si el Estado no hace nada por defenderse, deberá ser el pueblo español, amenazado gravemente, quien lo haga.

¡Viva la Unidad de España!