Sobre la libertad de prensa

periodista-prensa-informacion-cernsura-derecho-al-olvidoCada tres de mayo nos bombardean los medios de comunicación con la importancia de la libertad de prensa. Muchos creen a pies juntillas que efectivamente la prensa debe ser libre para informar de los hechos, denunciar las situaciones irregulares de los gobiernos y ser, en cierto modo, la voz del pueblo, el dedo acusador de la opinión pública. Sin embargo, en Occidente, el cuarto poder actúa como un grupo de presión muy vehemente, que pone y quita gobiernos, para poder obtener rédito económico.

Al menos esto es lo que ocurre ne España, donde la prensa está financiada por los grandes partidos políticos, en una doble dirección. Bajo promesas de inserción de publicidad electoral, los grandes grupos de comunicación dan cobertura a los políticos. Las cuantiosas sumas de dinero que nutren los contratos publicitarios de las campañas electorales, son el pan que los editores tienen asegurado. Gane quien gane después, el pingüe beneficio de la publicidad institucional vendrá a completar la nómina de periodistas, columnistas y entrevistadores.

Por otro lado, son los mismos grupos de comunicación los que promocionan a nuevos púgiles en el poder. Ejemplos como el de Podemos y Ciudadanos son evidentes. Tanto el partido de Albert Rivera como el de Pablo Iglesias no hubieran aspirado al escaño sin la financiación externa (más o menos legal) y los apoyos televisivos necesarios. España ha sido el país donde la acción de los medios tiene claros efectos en la elección de los gobiernos.

Pero cada 3 de mayo nos volverán a repetir que hay decenas de países donde la prensa no puede informar con idependencia. Los falangistas podríamos reclamar ese mismo derecho: que se informe verazmente sobre nosotros, sobre nuestro programa y sobre nuestras soluciones a los problemas de hoy. Sin embargo, solo nos llamaran para preguntarnos por gobiernos del siglo pasado, por agresiones tumultuarias o por estrafalarias cuestiones triviales. Seguimos esperando la llamada de un periodista valiente, que nos pregunte que soluciones traemos a los españoles. Y no son pocas.