¿Qué está pasando con ETA?

14139096210798Desde que hace unos meses ETA anunciara unilateralmente un alto el fuego, que no era sino dar comienzo a la hoja de ruta

marcada por PP y PSOE, se han producido muchos movimientos, silenciados por los medios y por la propia política. Con la distancia que nos da el tiempo, el balance es nefasto. ETA está presente en las instituciones, recibiendo una gran cantidad de dinero público, y teniendo acceso a datos personales de todo tipo de sus antiguas víctimas y familiares. Además ETA no ha entregado armas, listas de objetivos ni planos con la ubicación de zulos, pisos francos, etc. Tampoco ha declarado el dinero negro que aún posee, fruto de la extorsión.

ETA no sólo no ha pedido perdón, sino que además ha comenzado una campaña muy sibilina que busca maquillar la historia reciente de los españoles. Busca equiparar a los verdugos con sus víctimas, busca legitimar sus postulados separatistas y la violencia ejercida durante medio siglo. Busca cambiar el sentido de la opinión pública, y busca convertirse en una poderosa alternativa política, ante la inactividad y desafección del resto de los partidos políticos. Pero sobre todo, ETA ha seguido muy de cerca el proceso de secesión catalana, por lo que las elecciones autonómicas van a revestir el estatus de referendo. ¿Se lo permitirá el gobierno?