Mientras que los pescadores defienden a España, el Gobierno se esconde

la-policia-de-gibraltar-ha-impedido-a-las-embarcaciones-ubicarse-en-la-zona-de-los-bloques-de-hormigon-efeUna vez más ha tenido que ser el pueblo español armado de razón, fe y valentía, quienes han hecho frente a la tiranía parasitaria de la colonia británica. A ningún español bien nacido se le puede pedir, en momentos como este que mire hacia otro lado. Pero resulta lamentable que se tolere que patrulleras inglesas embistan contra la Guardia Civil, sin ninguna respuesta por parte de España.

Gibraltar, lejos de ser un endiablado enfant terrible, la última colonia del Antiguo Régimen en europa, es un disparate político y económico tolerado por los diferentes gobiernos españoles que no han tenido una político unitaria. Lo que Gibraltar necesita es una política unidireccional, vehemente, dilatada en el tiempo, y sujeta a razón de Estado, no a criterios de interés de partido. Las voces que piden un nuevo tratado están equivocadas: España no tiene posición para negociar en la actualidad un documento que beneficiaria a los británicos.

Lo que el Gobierno de España (y sucesivos) deben hacer es poner toda la carne en el asador, y reivindicar la españolidad de Gibraltar: cerrar la verja, invertir en los pueblos de la bahía para evitar el contrabando y responder con contundencia a cada provocación. El pueblo español se ha pronunciado sacando los barcos a la zona caliente. Rajoy, aprende de tus compatriotas.