Las indignantes marchas por la dignidad

Las autoproclamadas marchas por la dignidad que ha organizado la extrema izquierda a través de CGT, CNT, SAT, CCOO, UGT y demás entidades poco recomendables se han saldado con 67 policías heridos, un gran número de elementos de mobiliario urbano quemados, y una treintena de detenidos.

Desde hace unos días, estos grupos venían monopolizando la representación social, erigiéndose como interlocutores de una clase trabajadora, que no sólo no les ha elegido sino que sufre y padece sus robos. UGT y CCOO poco pueden decir, pues han estado robando el dinero de los parados para gastárselo en mariscadas. CNT es un sindicato mafioso que con técnicas propias del hampa busca mantenerse económicamente a través de impuestos revolucionarios y chantajes a empresarios, y el Sindicato Andaluz de Trabajadores, quiere implantar el modelo soviético que tan buenos resultados ha dado en Cuba y en Venezuela.

Esta masa unida por el ocio, salió en seis columnas paramilitares, con todo tipo de adornos soviéticos, frentepopulistas y separatistas hacia Madrid, donde el fin de fiesta se ha saldado con policías en coma, furgones policiales reventado y un número apabullante de bajas.

Para colmo, el titiritero proetarra Guillermo Toledo, se autorige en defensor de los trabajadores, cuando vive en su paraíso fiscal cubano, y no se le conoce iniciativa alguna que fomente el empleo entre los españoles que se han quedado aquí.

Esta es la alternativa a la casta política que padecemos: delincuentes, revanchistas y proetarras. ¡Menuda escoria!

Falange Española de las JONS