Las detenciones de etarras enmascaran un nuevo paso en la Hoja de Ruta

Expresos_etarras-ETA-Durango-juez_Pedraz-etarras_MDSVID20140104_0011_17Todos los medios de comunicación se felicitan por la operación anti ETA llevada a cabo esta semana. Lo cierto es que el golpe ha sorprendido a todo el mundo, lo cual le hace aun más sospechoso. Echando la vista atrás, existen antecedentes como el del 17 de junio de 1986, cuando en vísperas de las elecciones generales, ETA-pm (VIII Asamblea) emite un comunicado anunciando la vuelta a las armas. El comunicado anunciaba una vuelta al terrorismo, tras estar inactiva desde 1984 a causa de las continuas detenciones ejercidas sobre el entorno proetarra. Lo cierto es que detrás del comunicado se encontraba un grupúsculo sin capacidad operativa que trataba de hacer méritos para ser admitido en ETA militar y que carecía de apoyo político-social tras el fracaso de la coalición electoral Auzolan.

Parece que el grupo de asesinos de Durango podría actuar como núcleo duro, por propia iniciativa o como medida de presión a imitación de ETA VIII Asamblea o del IRA auténtico, amenazando el llamado “proceso de paz” que inició el expresidente Zapatero y continuó el PP. Como interlocutor, el abertzale Arnaldo Otegui, y como cómplices necesarios, nuevamente los socialistas vascos y el PNV.

Y es que nuevamente son los socialistas los que se alinean y comparten objetivos políticos con ETA, y para muestra, la firma de Ernesto Gasco del texto que cuestiona que el cumplimiento de la ley, y la detención de etarras puede llegar a suponer un obstáculo en el actual contexto político que vive “nuestro país”, en referencia al Pais Vasco. Además, el PSE se ha alineado con EH-Bildu descalificando a los responsables del Ministerio del Interior, y el secretario general del Partido Socialista de Navarra, Roberto Jiménez, ha animado a “aprobar un tiempo nuevo donde todos quepamos”, equiparando a los asesinos con las victimas.

Estas maniobras políticas son las que han dado cobertura durante tantos años a una banda de criminales. La Justicia debería actuar con contundencia para terminar con esta lacra. Las detenciones de terroristas siempre son buenas noticias, pero no son en ocasiones, lo que aparentan.