El cínico Gallardón mantiene el aborto

El ministro Galllardón ha demostrado una vez más la miseria moral del Partido Popular, al proponer una reforma de la ley del aborto insuficiente, improvisada e inútil. Insuficiente, porque se limita a pasar del actual modelo socialista de plazos, a un modelo también socialista de supuestos. Improvisada, porque ha tenido que sucumbir a las exigencias de los votantes católicos tras dos años de legislatura en los que podía haber avanzado pasos, e inútil, porque la ley sigue amparando el abominable crimen del aborto, sigue permitiendo que clínicas privadas se lucren asesinando a niños en el vientre de sus madres.

La hipocresía del PP es mayúscula: Celia Villallobos en su etapa de ministra de Sanidad aprobó la píldora abortiva RU486, y durante el gobierno de Aznar no sólo no se redujo el número de abortos, sino que aumentó considerablemente.

Esta es la verdadera explotación de la mujer: utilizar el aborto como un método anticonceptivo, amparado por el Estado, haciéndolas creer que es una conquista social asesinar al niño que llevan dentro. La verdadera explotación es cohibir la libertad de esas madres para que elijan libremente, y explotación es, utilizar el drama humano como estrategia electoral de los partidos parlamentarios. Por eso los falangistas siempre nos posicionaremos contra aquellas políticas que, viniendo de izquierdas o derechas, mantengan el asesinato de no nacidos. Por eso desde FE JONS siempre damos el ¡Si a la vida!