Postura de los falangistas ante ley mordaza

imagesMucho ha pataleado la izquierda contra la llamada ley mordaza que la derechona del PP ha aprobado haciendo uso de su “democrática” mayoría absoluta. La izquierda de la algarada y la cacerolada, con sus siniestros adalides como el proetarra Willy Toledo, el Gran Wyoming y demás titiriteros, ha puesto el grito el en el cielo, reivindicando sus derechos civiles que consideran conculcados.

Los falangistas creemos que efectivamente esta ley viene a dar la puntilla a un proceso de ingeniería social que lleva años gestándose, y que ha dado los resultados esperados a PPSOE. En un país con seis millones de parados, donde las ayudas solo se dan a los bancos y no a las familias desempleadas, en un país donde hay un millón de viviendas vacías y un millón de españoles en la calle, no hay prácticamente ninguna protesta. Por supuesto que no hay una llamada a la Huelga General, que deberían convocar los sindicatos amaestrados por el sistema, ni tampoco el descontento popular ha sabido canalizarse constructivamente. La ingeniería social ha adormecido de tal modo la manera de ser de los españoles, que ningún peligro para el orden público supone la situación crítica que vivimos.

Pero la casta debe blindarse. Iniciativas como rodea el congreso pasan a ser prohibidas, y lo que es peor, cualquier tipo de actividad puede estar sometida a sanciones administrativas astronómicas. Los falangistas no ponemos el grito en el cielo. Esto es lo que esperamos de un régimen agonizante que intenta evitar evitar su derrocamiento a toda costa. Hemos sufrido la cárcel, los interrogatorios y algunos fusilamientos durante el franquismo, y la brutalidad y el policial en democracia, la tergiversación durante la dictadura y el acoso mediático y la mentira en el actual régimen partitocrático. Hemos sufrido asesinatos a manos de UGT y PSOE durante la Segunda República, y los tiros por la espalda y los ametrallamientos de ETA y las bombas en nuestras sedes en los últimos años. Y seguimos con una voluntad revolucionaria para instaurar un régimen nacionalsindicalista. La ley mordaza sólo sirve para quien vive del Régimen, no para los que nos oponemos frontalmente a él. ¡A los falangistas no nos callan!