Aniversario de la Constitución. Nada que celebrar

Las instituciones del Régimen conmemoraron ayer los 39 años de vigencia de la Constitución de 1978. Falange Española de las JONS nunca se ha alineado con los postulados
“constitucionalistas”, debido a una serie de aspectos que debemos, una vez más, aclarar:

1. La Constitución de 1978 es imperfecta y causa de muchos de los males que afectan a los españoles. permitió diseñar el estado de las autonomías que ha supuesta la pérdida de poder adquisitivo de los españoles, mediante una excesiva burocratización de la administración, y la creación de 17 estructuras paraestatales, con el consiguiente gasto que conllevan.

2. La Constitución de 1978 es ineficaz. Tanto, que no ha sido capaz de garantizar la Unidad de España (nace tres años después de la cesión del Sáhara a Marruecos y no ha podido evitar la proclamación de la República de Catalunya, pese a todo). Los derechos más importantes que recoge en su articulado (vivienda digna, trabajo…) no son garantizados por el Estado.

3. La Constitución de 1978 es caduca. Los grandes beneficiados del régimen del 78 vienen a proclamar a los cuatro vientos las bondades de la Carta Magna. son sus grandes beneficiados: separatistas moderados, monárquicos de todo pelo, socialdemócratas amaestrados y algunos republicanos de salón. La Constitución no ha sido votada por la mayoria de españoles.

4. La Constitución de 1978 es obsoleta. De los 41.582.186 de españoles del censo de 2017 solo 9.946.152 tienen más de 60 años, y por lo tanto la pudieron votar el 6 de diciembre. Si solo votó el 67% y de aquéllos el 91% votó si, quiere decir que, sin contar los fallecidos, en 2017 nos estamos rigiendo por una norma que tiene cuarenta años, y que ha sido refrendada por el menos del 10% de la población.

5. La Constitución de 1978 es injusta. Configura un estado monárquico, donde el acceso a la primera magistratura del Estado se hace por cuestión de herencia biológica, y donde los partidos separatistas ven garantizados sus derechos en detrimento del bien común de los españoles.

Los españoles debemos regirnos por una norma que garantice la libertad y la igualdad de todo el pueblo español, pero también que vele por el derecho al trabajo, proteja la vida y sea garante de la unidad nacional. hasta que esto no se cumpla, los falangistas seguiremos reclamando una reforma integral de la Constitución del 78, que tanto ha beneficiado a corruptos, banqueros y liberales.

Falange Española de las JONS