La victoria de ETA y la sumisión del parlamentarismo

Los voceros del régimen se han apresurado a aplaudir la decisión de la banda terrorista ETA de entregar las armas. No nos engañemos. Este gesto tiene trampa, y no nos lo van a contar.

Desde Falange Española de las JONS, queremos puntualizar algunas cuestiones que quieren ocultarnos.

en primer lugar, ETA entregará solamente aquellas armas procedentes de robos o del mercado negro, pero evitará entregar aquellas otras que hayan sido empleadas en los asesinatos de guardias civiles, mossos d´esquadra, ertzainas, militares o políticos españoles, impidiendo proseguir con las investigaciones policiales.

La gran mayoría de políticos parlamentarios aplauden la medida con mayor o menor algarabía, cuando lo cierto es que nadie se ha preguntado cual es el precio de esta medida. Los falangistas estamos seguros de que tener a ETA en las instituciones no vale este alijo. No queremos que los etarras pasen de ser asesinos a sueldo, a políticos a sueldo pagados con nuestro dinero.

Francia ya ha declarado que será inflexible. En España, sin embargo, no podemos fiarnos de un presidente del gobierno, en cuya época de ministro del interior ordenó el reagrupamiento de más de un centenar de presos en cárceles vascas, y el excarcelamiento de más de 300 etarras, de los cuales más de medio centenar tenían delitos de sangre y alguno, como Iñaki Bilbao, aprovechó la amnistía para asesinar al concejal Juan Priede.

Con estos antecedentes, no podemos por menos que mostrar nuestro rechazo más absoluto al PP, al presidente Rajoy, y a la banda terrorista ETA convertida ahora en moneda de cambio entre el gobierno del PNV y el gobierno central.