Holanda, Francia y la Europa que se avecina

Los resultados electorales de Holanda no han dejado indiferentes a nadie. La subida de Groenlinks (los verdes de Holanda), la previsible victoria de liberales y democristianos pro Unión Europea, y el aumento de votos del partido euroescéptico de Geene Wilders no auguraban, sin embargo, la defenestración del PVDA socialista holandés.

La Unión Europea hace aguas por todas partes: el pueblo europeo no se identifica con la estructura supranacional impuesta a los países a costa de su soberanía. Sus políticas económicas solo buscan esquilmar los bolsillos de los trabajadores, y desmontar el estado del bienestar. Por otro lado, la multiculturalidad impuesta como medida de eliminación de barreras nacionales es rechazada por la mayor parte de los electorados, lo que explica en buena medida procesos de recuperación de la soberanía como el brexit.

En Francia, todas las miradas están puestas en el Frente Nacional, que asume el reto de luchar contra todos los demás, una vez más. Sin embargo, numerosas voces se alzan contra la imposición de las políticas neoliberales de Bruselas. ¿Estaremos ante el inicio de un verdadero movimiento de recuperación de soberanía para las naciones de Europa?