La "Marca España" es antiespañola

La utilidad de lo que se ha llamado “Marca España” es discutible. La idea, que es buena en el fondo, se basa en promocionar el país de cara al exterior y atrayendo inversores para nuestros productos comerciales. Desgraciadamente ha errado en su puesta en funcionamiento.

Como muestra, las aún calientes declaraciones en Twitter del director adjunto de “Marca España”, Juan Carlos Gafo, personaje sin méritos conocidos para el puesto que desempeña, quien ha descalificado a una parte de españoles nacidos en Cataluña, confundiéndolos con sus verdaderos verdugos, los separatistas. Gafo ha dejado entrever la verdadera catadura de la derecha, una derecha centralista, con una idea neoliberal de España, en la que debe haber un único idioma y una torticera interpretación de su génesis histórica.

Lejos de aminorar tensiones en la situación creada, el ministro Margallo, quien debiera defender la Unidad de España de fronteras para afuera, se ha limitado a decir que “Marca España protege, ampara y defiende a todas las nacionalidades y regiones españolas“.

Los españoles no sabemos a qué se refiere Margallo, porque hasta donde sabemos, España es una única nación, integrada por diferentes regiones que gozan de una cultura diferenciada en algunos casos, pero que se remontan a un origen común y a un proyecto histórico muy bien definido.

Si existiesen, tal como defiende Margallo, otras nacionalidades, entonces ya no podríamos hablar de España. Esta es la visión sectaria y excluyente del nacionalismo liberal, muy alejado de aquella España nacida de la unificación de varios reinos, que supieron caminar juntos en la Reconquista para terminar creando uno de los imperios mas extensos que jamás ha habido, y sin duda alguna, el que fue movido con unos valores de justicia y solidaridad que Margallo ni la derecha del PP entienden.

El PP preferiria una España sin separatismo, pagando el precio de la disgregación. Por ello ellos son tan separatistas como aquellos de Bildu o ERC. La única diferencia es que los separatistas vascos, gallegos, castellanos o catalanes (que de todo hay) van a cara descubierta. La derecha del PP y sus cómplices del PSOE, no. Juegan y marean las cartas para acabar dando la razón a los que odian a nuestro país. Con estos tipejos nos la jugamos. ¡Menuda marca, la marca España!