Fútbol, delincuencia y la ineptitud de Cristina Cifuentes

1417362712_198734_1417362885_noticia_normalTodo el mundo conoce ya el lamentable hecho vivido en Madrid este fin de semana. Mucho se ha comentado en los medios de comunicación. De lo que no cabe duda, es de que el asesinato del delincuente llamado “Jimmy”, supone un  nuevo fracaso de una  sociedad democrática, que continúa suicidándose colectivamente día tras día.

Los falangistas lo tenemos muy claro: la Delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes debe dejar su cargo inmediatamente. Este suceso deja en evidencia la poca capacidad de la Delegada del Gobierno para mantenerse en su cargo. Los falangistas nos preguntamos por qué la señora delegada no pone el mismo empeño en perseguir a estos delincuentes, que pone contra los falangistas que protestamos el mes pasado en el acto separatista celebrado en Madrid.

Al margen de la trágica muerte ocurrida, que FE de las JONS condena rotundamente, no viene mal recordar que la víctima fue uno de los potenciales verdugos. Jimmy, que ni siquiera era socio del club de fútbol, tenía intención de asesinar, al igual que todos los descerebrados que allí se dieron cita, pero fue él quien resultó asesinado. Jimmy era un oscuro personaje de extrema izquierda, viejo conocido de la policía, con numerosos antecedentes por tráfico de drogas (que vendía en el estadio), malos tratos, tenencia ilícita de armas y agresión. Jimmy, de haberse educado en una sociedad con valores, se habría quedado en casa con su familia para ver el partido, o habría acudido pacíficamente al estadio a disfrutar junto a los dos hijos que deja, para inculcarles los valores positivos de deporte. Ese modelo social le hubiera salvado la vida. Pero la droga y la violencia adormece las almas y las conciencias. La sociedad capitalista recoge lo que siembra. En una sociedad nacionalsindicalista, hasta Jimmy se habría salvado.