Falangistas asesinados: la Justicia española libera a los verdugos

(10)(7)El aparato judicial se hace otra vez aliado necesario de la banda separatista ETA. Un día antes de que el Gobierno apruebe una ley para reducir la salida de prisión de etarras peligrosos, los jueces sueltan a varios dirigentes etarras como Santi Potros o “la tigresa”. En revisión está el caso de Kepa Pikabea, quien asesinó a nuestro camarada Carlos García Fernández el 7 de diciembre de 1980 de un disparo a bocarjarro en el estanco que regentaba. Le habían incendiado dos veces el coche y estaba amenazado. Kepa Junquera es uno de los presos acogido a la vía Nanclares de reinserción. No es bueno para el Estado que se reabra el caso. El exguardia civil Miguel Angel Madariaga logró extraerle hace unos meses la confesión de un delito que prescribe en 2033. Sin embargo estos dias, Kepa Pikabea, un asesino múltiple, puede quedar en libertad por contabilizar que su pena cumplida en Francia es equivalente a la que podría cumplir en España. La Unión europea vuelve a demostrar su arrogancia en una materia tan sensible como la terrorista Y los jueces españoles, una sublima estulticia que vuelve a echar lodos sobre las maltratadas victimas del terrorismo.

Hoy se cumplen 37 años del asesinato del concejal falangista Julio Martínez Ezquerro. Hoy se revolvería en su tumba al ver cómo un español dedicado a mejorar la vida de sus vecinos, es triplemente asesinado. Primero, por la acción de las balas separatistas, segundo por el silencio de los cómplices políticos, y tercero, por la justicia que se doblega ante una hoja de ruta connivente con los asesinos, que insulta a las victimas del terrorismo.

¡Julio Martínez Ezquerro!

¡Carlos García Fernández!

¡Presentes!