AHORA CUMPLA USTED, SR. TRUMP

Las elecciones estadounidenses han sido una sorpresa para el sistema dominante, Donald Trump le ganó a Wall Street, Hollywood y los medios. Nadie ha apoyado a Donald Trump desde el mundo académico, ni de la empresa, ni de la política, y parece que ha derribado la estructura política y económica de USA. ¿Qué ha pasado? Lo que ha ocurrido es la insurrección de las clases trabajadoras frente a la globalización y la plutocracia capitalista. Es el retorno del Estado.

Donald Trump no era el candidato que pudiéramos ver con gran simpatía los falangistas. Mucho menos la corrupta criminal y baluarte del gran capital que era la señora Clinton. Pero la democracia es lo que es: el gobierno de las mayorías y el respeto a las minorías.

La realidad es que Trump consiguió mejorar los porcentajes del voto afroamericano, asiático e hispano frente a los resultados de 2.012, precisamente al contrario que Hillary que empeora los resultados entre esos colectivos. Trump sostiene el voto joven y mejora el voto entre los baby boomers de la generación de posguerra. Los datos evidencian que el mayor giro de los votos de demócrata a republicano ha sucedido en el viejo núcleo industrial en torno a los grandes lagos, donde más empleos se han perdido como consecuencia de las políticas globalizadoras. Trump ha arrasado entre los trabajadores blancos sin título universitario. ¿Y sobre todo dónde? Efectivamente, allí donde los tratados de libre mercado han dejado sin futuro a varias generaciones. Trump le ha comido terreno a los demócratas entre las clases sociales más pobres. Incluso el giro es destacable entre el voto católico consiguiendo un apoyo del 52%.

Si Trump es leal con ese pueblo estadounidense que le ha dado su apoyo, eso será bueno para EEUU. Pero como españoles, debemos fijarnos más en sus propuestas de política internacional. Desde FE de las JONS solo podemos decir: ¡Cumpla Sr. Trump! Y su gobierno también será bueno para el mundo.
Esperamos y deseamos que cumpla con su pueblo y con unas promesas muy esperanzadoras:

  • Abandonar los intentos de “imponer la democracia [fuera de EEUU]” y de derrocar otros regímenes.
  • Reconstruir las relaciones con la Rusia de Vladímir Putin.
  • Convocar una conferencia mundial contra el terrorismo.
  • Examinar el reconocimiento de la adhesión de Crimea a Rusia.
  • Revisar los tratados de libre comercio.
  • Reducir el papel de la OTAN en el concierto internacional.

Si Donald Trump pone en marcha estas medidas, las consecuencias serán históricas, avanzaremos hacia la paz y la derrota del terrorismo, y se podrán revertir las políticas neoliberales, globalistas, el sometimiento a los mercados, buscar el restablecimiento del papel del Estado y sellar el desprestigio de la decadente izquierda californiana.
Si es así, ese día los falangistas nos felicitaremos por la victoria de un hombre con el que ideológicamente nada nos une, pero que puede abrir las puertas para que en otras latitudes, los pueblos también puedan decidir colectivamente su destino.