Endurecer las penas a los delincuentes para combatir el crimen

En pocos meses nuestro país se ha visto conmocionado por la confesión del asesino de Diana Quer y el asesinato de Gabriel Cruz. Estos desgarradores sucesos vuelven a recordarnos otros crímenes anteriores (Sandra Palo, Marta del Castillo) que también fueron llevados con gran seguimiento por parte de los medios sensacionalistas, trayendo al debate público la necesidad de endurecer la política penitenciaria.

Lo más grave de todo ha sido la impunidad con que las instituciones han terminado tratando a los autores materiales, algo que con razón se teme que vuelva a repetirse.

La política penitenciaria no debe ser fruto de titulares mediáticos ni de sensacionalismos. Ha de proteger, en primer lugar, al conjunto de la sociedad apartando de la misma a personas cuyos actos les han hecho merecedores del castigo institucional. La reinserción, si bien es deseable, no debe servir de coartada para dejar en libertad a potenciales delincuentes.

Frente a los representantes políticos empeñados en legislar según sus preferencias ideológicas y no a causa de las necesidades sociales, Falange Española de las JONS defiende un endurecimiento de la política penitenciaria y punitiva regido por las siguientes propuestas:

  • Implantación de la cadena perpetua: Para delitos de terrorismo y lesa humanidad, especialmente los cometidos contra los más débiles.
  • Cumplimiento íntegro de penas para delitos de sangre y de índole sexual: Especialmente en delitos que crean alarma social.
  • Persecución y condena de las mafias y crimen organizados. Con el objetivo, muy importante, de su desaparición y, al mismo tiempo, esclarecimiento de sus conexiones políticas y económicas.
  • Eliminación de todo trato de favor penitenciario en los condenados anteriormente, ya que resulta fundamental a la hora de llevar a cabo su reinserción, si procediere.
  • Cumplimiento de las penas en los países de origen. Salvo excepciones y, en estos casos, bajo criterios imparciales.
  • Rebaja de la edad penal a los 14 años: Porque quién delinque como un adulto debe responsabilizarse, como tal, de sus actos, sin menoscabo de velar por las debidas seguridades jurídicas del acusado.
Falange Española de las JONS