La resaca del engaño

68185_997853020240895_7851509804252084532_nHoy hay resaca electoral en Cataluña, y un día normal en el resto de España. La consulta realizada sin censo electoral, sin junta electoral, sin garantías de transparencia, con una organización partidista y sin observadores externos que velen por un recuento que los mismos organizadores había muñido, ha concluido.

Dos millones de votantes mayores de 16 años frente a los 2.100.000 de votantes proconsulta de las últimas elecciones mayores de edad, reflejan una caída en el voto separatista, teniendo en cuenta que los extranjeros podían votar también. El resto de los seis millones llamados a votar  prefirieron no participar en este grotesco simulacro, que produjo más de un millar de denuncias en toda Cataluña, entre las que se encontraban las interpuestas por FE de las JONS, silenciadas por la prensa.

En las denuncias se había pedido que de manera urgente en el día de ayer fueran requeridos los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado para que comparezcan en los citados colegios, institutos o lugares de pública concurrencia y previo a identificar a los organizadores se retiraran inmediatamente todos los enseres y mobiliario destinados a cometer la ilícita consulta.

Los servicios jurídicos de FE JONS consideran que los organizadores pudieron estar cometiendo un delito de desobediencia previsto y penado en el código penal por los artículos 410 y 556 y otro probable de sedición del artículo 554 del código penal. En las puertas de la ciudad de la justicia los representantes legales de FEJONS han manifestado que “los falangistas volvemos a gritar que todas y cada una de las seis mil urnas de cartón de la consulta deben ser quemadas y destruidas. La autonomía catalana tiene que ser suspendida por el gobierno, y sus representantes autonómicos deben ser puestos a disposición de la Justicia”. Esto no ocurrirá. El problema no es quien quiere separarse. el problema es el PSOE que les da una salida negociada llamada federalismo, y un Partido Popular acobardado en el gobierno, a quien no le importa España, porque su Patria son Europa y el dinero. Esta es la tragedia española, que quien debe defenderla, da alas al separatismo, conculcando el sentir de más de 40 millones de españoles.