Justicia eficaz y despolitizada. Justicia de verdad

Ante la finalización del juicio del caso Gurtel, ¿podremos preguntarnos si es el caso más corrosivo para el PP?

Pues bien, ante unos hechos, graves, muy graves, lo verdaderamente corrosivo no es este u otro caso, no es tan sólo la cantidad de dinero no declarado o evadido, no son únicamente la cantidad de personas implicadas, tampoco lo son exclusivamente por los cargos comprometidos, ni tampoco por aquellos que han callado este u otro caso.

Todo ello, son aspectos, importantes, pero no únicos ni exclusivos entre sí. Hay otro problema mayor y de trascendencia: la corrupción endémica, sistémica. Y es ésta lo que se calificaría como sustancia corrosiva y caustica y la que provocaría una necrosis perceptible en el tejido social y duradera en el tiempo. Y provocaría una “aceptación” de dicha situación como un mal menor, como “no hay nada que hacer”, “todos son iguales”, “no se puede hacer nada” y similares.

Aceptar tal posición, es aceptar la “deshidratación” de la sociedad, es decir, suprimir la moral y la ética como valores sociales básicos de convivencia de las personas, de los españoles. Se desnaturalizaría las normas básicas de la sociedad.

FALANGE ESPAÑOLA de las JONS, los falangistas, no toleramos de ningún modo una situación de corrupción endémica, por ser la misma un veneno no sólo por los peligros inmediatos en el tejido social, sino porque su perpetuación desnaturaliza a España y por tanto a los españoles, a la sociedad, a la moral, a la ética, y sí, también a la democracia.

Debemos de despolitizar a la Justicia y dotarla de los medios materiales, económicos, humanos y tecnológicos, para que persiga con eficacia y rapidez un ácido corrosivo antes de que llegue a envenenar y corroer a la sociedad española y que no llegue a ser una enfermedad sistémica.

FEJONS, no desfallecerá en la persecución de esta situación, dado que los partidos políticos actuales, no son parte de la solución, sino del problema y este problema es el causante de una Administración de Justicia politizada y sin medios suficientes para perseguir un “veneno tóxico”, causada por un “ácido corrosivo”, como es una corrupción que ya parece una cadena perpetua para España y sin que pueda ser revisable.

Falange Española de las JONS