FE JONS condena la actitud de la UE ante los refugiados que se agolpan en las fronteras

55e9a8a727c7fCientos de miles de refugiados de las guerras de Siria, Libia, Somalia, Eritrea, Nigeria, Iraq,… intentan salir del terror cruzando las fronteras hacia la UE. Miles de ellos se están dejando la vida, en un espectáculo de horror que no se veía en suelo europeo desde la II Guerra Mundial.

La rica Europa, cómplice de los procesos que han generado estas avalanchas humanas, ahora no quiere saber nada. Ahora, los gobiernos europeos no quieren acoger más refugiados que graven más los presupuestos destinados a las ayudas sociales y generen enfrentamientos xenófobos entre la población.

La canciller alemana Angela Merkel incluso convocaba en Berlin una reunión de urgencia el 24 de agosto para acordar medidas extremas entre las que figura la creación de “zonas de acogida” en Grecia, Italia, Macedonia y Serbia para los refugiados en enormes campamentos que recordarían a campos de concentración.

Para los falangistas esto no es una solución. Dejar morir a hombres, mujeres y niños en las aguas o en fronteras llenas de peligro no es una solución. Rasgarse las vestiduras llamando a una solidaridad cada vez más imposible de mantener social y económicamente, no es una solución. Para FE-JONS solo hay una solución: señalar a los culpables de esta tragedia y adoptar medidas políticas que resuelvan los conflictos que las potencias occidentales y sus aliados en Oriente Medio han provocado.

Las acciones de la OTAN, bajo las directrices de la política de EEUU y sus amigos de Arabia Saudita, Turquía, Qatar, Jordania, Israel y demás tiranías de la zona, a las que se subordinan de forma vergonzosa y miserable los países de la UE, son las que han destrozado países enteros, convirtiéndolos en zonas de terror de las que huyen millones de personas en condiciones inhumanas.

A lo largo de 2015, cerca de un millón de refugiados habrán llegado al continente Europeo procedentes fundamentalmente de Siria y Libia, así como de otra docena de países en conflicto. Al igual que Rusia, que tuvo que hacerse cargo de más de un millón de refugiados llegados de Ucrania ante el silencio tétrico de la UE.

No hay más solución que restablecer la legalidad internacional en Libia, acabar con la injerencia en Siria, Irak, Eritrea y Somalia, ayudar a sus gobiernos para eliminar a las bandas terroristas y condenar toda complicidad con ellas. Devolver la paz a esos países. Pero mucho nos tememos que esta Europa ya es incapaz de tomar ninguna decisión. Y España no puede seguir siendo cómplice de esta tragedia…

… Mientras tanto, Estados Unidos observa desde lejos este gravísimo problema europeo como si no le concerniese en absoluto.