Cataluña, Escocia y el PNV

escocia diada--644x362Los separatistas que campan por España ponían de ejmplo, hasta el batacazo electoral escocés, el caso que allí se dirimía. Lógicamente, Escocia, Galicia y Cataluña se parecen tanto como un huevo a una castaña. Escocia decidió hace tres siglos firmar el Tratado de la Unión, con la premisa de poder separarse a voluntad. Por ello David Cameron, el Premier británico, no tuvo reparos en negociar hace dos años con Alex Salmond, el Ministro Principal de Escocia, las fechas del referéndum y la de la independencia efectiva, que ocurrirá en 2016, año y medio después de celebrase el referéndum si éste fuere favorable a la secesión.

En España, Cataluña y el llamado País Vasco son parte de un todo, no un agregado como ocurre en el caso británico. Los condados Catalanes, y el Señorío de Vizaya participan en las dos grandes empresas colectivas que han forjado la identidad española: la Reconquista, y la evangelización de América. por ello resulta inconcebible que se busquen paralelismos entre uno y otro caso.

Pero lo más irrisorio, ha sido la propuesta que el PNV, a través del Lehendakari Iñigo Urkullu ha realizado, en un intento de convertirse en el uevo árbitro de la política nacional, una vez que Artur Mas ha desplazado a CiU de la interlocución parlamentaria. El PNV propone reformar la Constitución para lograr la soberanía compartida, en la línea de un cierto federalismo.

El debate sobre la forma de Estado está abierto. Y los falangistas tenemos mucho que decir: no queremos federalismo, porque todos los pueblos y regiones de España deben entenderse en un régimen de igualdad de derechos y obligaciones, no queremos separatismos porque atentan contra la sagrada unidad ed España, y no queremos Unión Europea, porque ahoga al pueblo español y gobiernan en favor de las grandes multinacionales.

Los falangistas queremos una república, en la que el único valor sea el trabajo, y donde la dignidad humana esté por encima de ualquier interés privado. Por eso somos nacionalsindicalistas. por eso somos revolucionarios.