El PP se alía con los separatistas para multar a los falangistas

cristina cifuentes 825Cristina Cifuentes, la demagoga Delegada del Gobierno de Madrid, cuyo marido está condenado por apropiarse 45.000 euros  (BOCM/2011/11/10) ha anunciado que actuará contra los falangistas que estuvieron presentes el pasado martes 3 de noviembre en el Ateneo de Madrid, en protesta por un acto separatista auspiciado por el opúsculo de extrema izquierda “Público”. No nos extraña, pues ya declaró en televisión que “Cataluña es un gran país dentro de España que es una gran Nación”.

Entre los ciudadanos indignados asistentes, se encontraba una representación de Falange Española de las JONS con nuestro jefe Nacional, Norberto Pico, a la cabeza.

La razón de estar allí era poder hacer uso del deber y el derecho de defender a España ante la amenaza separatista, ante el vacío de poder que una vez más, presenta el Partido Popular.

El PP lo tiene muy difícil para ganar las próximas elecciones. El PNV será su socio de gobierno directo, pero debe limar asperezas con su otro socio tradicional, CiU, en caída libre. La transformación del referéndum separatista en una charlotada es el paso previo, para que el año que viene, se pueda negociar sin el lastre del 9N.

Lo malo de  es que separatistas y separadores juegan con los sentimientos de millones de españoles, y especialmente de los catalanes, que cada día se juegan su integridad física en una ensayo de dictadura bananera donde Artur Mas es el gran autócrata, y ACUP es su guardia pretoriana, con los cuchillos afilados. En todo este disparate, Cristina Cifuentes, la tonta útil del Gobierno, sanciona a los españoles insultados que defienden el nombre de España, aliándose con el brazo político de la antigua banda terrorista Terra Lliure y con quienes han malversado millones de euros con esta payasada.

Los falangistas violveremos a salir esta tarde a las 20.00 para apoyar a Grupo Patriota en la Plaza de Ópera de Madrid. Cristina Cifuesntes no va a callar la voz de los españoles, ni la de los falangistas. España lo merece.