EL FUTURO DE GIBRALTAR EN LA UE

La activación del brexit ha puesto de relieve el frágil status de la colonia británica en el futuro. Gibraltar se acogió a una versión del Tratado de Lisboa, de manera que en su territorio no rigen la Unión aduanera, la política comercial común, la PAC, la política pesquera, ni la libre circulación de mercancías y personas, aunque en la actualidad, España está obligada por las leyes europeas garantizar la apertura constante de la comunicación terrestre y la consiguiente libre circulación. De hecho esta posición tan ambigua se reforzó en 2004, cuando se permitió su participación en las elecciones al parlamento Europeo.

Aeropuerto de Gibraltar. Flickr: David Jones / CC by 2.0.-

Sin embargo, en el referendum de brexit, Gibraltar estuvo a favor de la permanencia del Reino Unido en la UE (esta opción recibió un 95% de apoyo de los gibraltareños). La consecuencia con la que tendrán que lidiar los “llanitos” es qué sucederá cuando dejen de aplicarse los tratados de la UE. En este caso, todo parece indicar que se ha de volver al Tratado de Utrecht, y entonces el gobierno español tendría la potestad de cerrar o abrir las fronteras a discreción, lo que no sería beneficioso para la colonia.

En cualquier caso, Gibraltar sigue siendo un problema para la Unión Europea, una vergüenza para España y una joya para el Reino Unido, pues en sus calles se blanquean diariamente millones de euros, con el beneplácito de Bruselas.

Desgraciadamente para España, sólo un gobierno fuerte y con verdadero sentimiento nacional puede acometer la tarea de volver a las condiciones de Utrecht de manera que se recupere su soberanía y se garantice la estabilidad de la zona.