Comunicado ante el golpe secesionista en Cataluña

20140309_135800-300x224El 27 de octubre de 2015 pasará a la Historia por ser una fecha nefasta. Este día será recordado por ser aquél en el que una parte de los españoles nacidos en Cataluña se levantaron contra el resto de españoles, ante la insólita e impávida mirada del Gobierno de España. Los separatistas no han esperado ni tan siquiera 24 horas desde la constitución del nuevo Parlamento autonómico, para presentar una propuesta que declarare solemnemente el inicio del “proceso de creación del estado independiente en forma de república“. Los secesionistas apuestan por abrir un proceso constituyente no subordinado para preparar “las bases de la futura constitución catalana“. Para ello, los grupos parlamentarios instan al futuro Gobierno autonómico a adoptar “las medidas necesarias para hacer efectivas estas declaraciones“. Además reclaman que en 30 días debe empezar la tramitación de las leyes del proceso constituyente, la seguridad social y la hacienda propia. La resolución también desafía al Tribunal Constitucional al indicar que el Parlament y el “proceso de desconexión democrática no se supeditarán a las decisiones de las instituciones del Estado“, y en particular al de este tribunal al que consideran “deslegitimado y sin competencia por la sentencia de junio de 2010 sobre el Estatut”. La declaración también reclama adoptar “las medidas necesarias para abrir este proceso de desconexión democrática, masiva, sostenida y pacífica” con España contando para ello con la participación ciudadana. Malnacidos sean aquellos que alientan la separación entre españoles para tapar sus oscuros negocios corruptos.

La poco esperanzadora respuesta del Presidente del Gobierno

El hasta hoy Presidente del Gobierno no ha tardado en pronunciarse. Pero Rajoy tiene el deber, no ya como Presidente -pues ha demostrado en innumerables ocasiones que no posee dotes de gobierno- sino como español, si de verdad siente tal orgullo y tal responsabilidad, de suspender inmediatamente la autonomía de Cataluña, detener a quienes han alentado la conjura separatista, y ponerlos a disposición de la Justicia. Tiene la obligación además de, en previsión de que se produzcan disturbios callejeros provocados por los secesionistas, reforzar la presencia de Fuerzas de Seguridad del Estado en las calles de Cataluña para sofocar la rebelión.

No confiamos en Rajoy. Si ha tenido una legislatura para tomar estas medidas y no lo ha hecho antes, no creemos que lo vaya a hacer ahora. Esa es la sensación que tenemos los falangistas tras escuchar las breves palabras pronunciadas por Rajoy durante la rueda de prensa de hoy. No podemos estar tranquilos. Su tono vacilante y dubitativo ha dado paso a una vaga retahíla de frases hechas y tópicos expresados sin ninguna contundencia. Un mensaje vacío, copiado de las palabras que ayer pronunció el Ministro de Justicia, que no nos tranquiliza. Que la proclamación de independencia no tiene validez jurídica también lo sabemos nosotros, porque es un acto de sedición y alta traición. Pero también sabemos que la legalidad de las instituciones españolas es burlada desde hace décadas por los separatistas con el consentimiento cómplice de los sucesivos gobiernos.

Ante el golpe secesionista en marcha, Falange Española de las JONS llama a la unidad de todos los españoles y exige al Gobierno que suspenda la autonomía de Cataluña, en defensa de los españoles de Cataluña y de la indisoluble unidad de la nación española.

Es hora de manifestar nuestro amor por Cataluña y nuestra fe en la nación española.

¡VIVA CATALUÑA ESPAÑOLA!
¡VIVA LA UNIDAD DE ESPAÑA!
¡ARRIBA ESPAÑA!

Norberto Pico Sanabria
Jefe Nacional de FE de las JONS