12 de Octubre: jornada de lucha por la identidad española

Un nuevo 12 de octubre nos plantea el reto de hacia dónde camina España, y la duda de dónde terminarán sus pasos. Los falangistas siempre hemos considerado este gran día, no como la fiesta nacional del calendario liberal inventado por socialistas y conservadores, sino como una jornada de lucha en favor de la unidad de España, y de la identidad cultural de la Hispanidad.

Para los falangistas, nuestra nación debe abrazar un proyecto de futuro que defina nuestro papel en la Historia. Este es nuestro proyecto histórico. Para ello debe seguir las directrices que siempre han guiado la acción de España en el mundo: la salvaguarda del interés general, la implantación de una Justicia Social sin distinción de razas, y la acción civilizadora.

Hoy en día, tristemente, España continúa debatiendo en las Cortes Generales si se autodestruye a sí misma por un puñado de votos, entre los aplausos de unos, y los complejos de otros, entre quienes buscar una federación de comunidades autónomas bajo una república federal, y quienes buscan la federación de España con otros países que construya los próximos Estados Unidos de Europa.

En medio de esta batalla en la que ambos bandos están tan equivocados, miramos hacia adelante pensando en un momento, que nos vuelva a sugestionar para edificar una Patria fuerte y unida, sin miserias entre españoles, sin divisiones de clase, de partido o de separatismos. Pero para alcanzar ese momento, debemos mantenernos en guardia ante los ataques de izquierdas y derechas, y enarbolar la gran idea de España y de la Hispanidad, en cada acción cotidiana que llevemos a cabo en nuestras vidas. Solo así, todos aquellos españoles que han dado su vida por nuestro país, se sentirán orgullosos de haber derramado su sangre por los españoles del mañana.

Por eso tampoco nos rasgamos las vestiduras para recordar a todos aquellos que atentan impunemente contra España mediante la corrupción, el crimen del terrorismo, el separatismo y su connivencia… que cuando alcancemos el poder, caerá sobre ellos todo el peso de la ley.

¡Viva la Hispanidad!
¡Arriba España!