Los partidos condenados por corrupción deben ser ilegalizados

Las consecuencias de la sentencia sobre el Caso Gurtel no han tardado en aparecer. De momento, el Partido Socialista ha registrado una moción de censura contra Mariano Rajoy y su Gobierno.

De este modo, el partido de los GAL, el Caso Filesa y los ERE pretende erigirse en una alternativa política honrada frente a la corrupción del Partido Popular. Para ello necesita el apoyo del secesionismo burgués del 3% al que recientemente acusaba de ser el Le Pen español, de los liberales naranjas de la mochila austriaca, de las huestes de los nuevos marqueses de Galapagar y de los secesionistas varios que campan por nuestro país. Está claro que dentro del Congreso de los Diputados no existe ninguna alternativa real al actual Gobierno que destaque por su honradez y por ofrecer un proyecto de futuro y bienestar a los españoles.

La nueva sentencia contra la corrupción del Partido Popular es un episodio más de lo existente en el Régimen de 1978 desde sus comienzos. España ha estado gobernada por organizaciones delictivas que han saqueado los recursos del país, vendida nuestra soberanía al imperio del dinero representado por Washington y Bruselas, y empobrecido a los trabajadores españoles. En un país decente, el Partido Popular y los demás partidos corruptos serían ilegalizados y sus dirigentes condenados a prisión. Por desgracia, la honradez hace mucho tiempo que dejó de ser una virtud pública en España.

Falange Española de las JONS considera que Mariano Rajoy debe dimitir sin excusas de “recuperación” económica que valgan. También instamos a la ilegalización de organizaciones políticas que han contribuido al saqueo permanente de nuestra nación, señalando tanto al bipartidismo PP-PSOE como a los secesionistas que les han sostenido y acompañado en sus fechorías. En España urge un cambio radical en las instituciones que no pasará por un nuevo binomio entre Ciudadanos y Podemos, sino por un nuevo proyecto que luche por la dignidad humana, la unidad nacional y la justicia social. Los falangistas estamos dispuestos a llevar a cabo ese proyecto que España necesita.

Falange Española de las JONS