La izquierda extravagante se inventa naciones

Víctima de un subjetivismo enfermizo, apegado exclusivamente al oportunismo del momento, se ha abierto por parte de cierta Izquierda (si es que se les puede aplicar la etiqueta) el debate sobre la “cuestión nacional”.

Y sobre ello trata el libro ‘Repensar la España plurinacional’, cuyo autor es Pablo Iglesias, líder de Podemos e impulsor de la tesis disparatada de que “En España hay cuatro naciones que comparten un mismo Estado”. Y esas cuatro naciones son las que se les reconoce una lengua propia: España, Cataluña, Euskalherría y Galicia.

La tesis, que no pasaría de ser la elucubración de un intelectual mediocre, no resiste el más mínimo análisis histórico (no se corresponde con los reinos históricos que conformaron la nación española), ni linguístico (hay más lenguas en la Península), ni obedece a una realidad material históricamente determinada como sería el proceso que partiendo del reino visigodo, llega a realizarse como Estado con los Reyes Católicos y se fundamenta políticamente en la Constitución de 1812.

La propuesta de esta izquierda extravagante solo se fundamenta en la aportación subjetiva (un “proyecto”) de una serie de líderes políticos, encabezados por el Caudillo Iglesias, dedicado a teorizar sobre el concepto de España, proponiendo ideas arbitrarias con el fin de satisfacer a unas bases y nichos de votos tan heterogéneos que hacen del “proyecto” una simple quimera fugada de toda realidad material.

Los falangistas queremos llamar la atención de dicha quimera. Si nos oponemos al concepto patrimonial, corrupto y cortesano que la derecha tiene de la Patria (y ahí no le faltan razones a la crítica de Pablo Iglesias y los suyos), tampoco podemos alinearnos con la ensoñación ambigua, indefinida, de un patriotismo plurinacional que nunca ha existido, no existe (¿no se ha enterado Iglesias que todo nacionalista quiere un Estado propio?) ni existirá, porque en el momento que este “proyecto” pudiera reunir condiciones objetivas para llevarse a cabo, haría implosionar al Estado y llevaría a la desaparición de dicha plurinacionalidad. Todo esto no es más que chatarra ideológica.

Por eso, los falangistas llamamos a seguir levantando con orgullo un concepto de Patria OBJETIVO, material, el resultado de un proceso histórico de siglos en el que también participaron catalanes, vascos y gallegos. Y a lo que aspiramos, para lo que llamamos al pueblo español, es para levantar esa Patria hacia ARRIBA, haciéndola LIBRE, JUSTA, UNIDA Y SOBERANA. Conceptos que no encajan en una “plurinacionalidad” vacía. Como demuestra el hecho de que los separatistas, al igual que la izquierda extravagante, sigan pensando en sus “proyectos” dentro de las estructuras que nos someten, como la UE o la OTAN.

Falange Española de las JONS