FEJONS contra el despilfarro de los diputados

La anterior legislatura, que ha sido la más inútil de la historia reciente de España, por provocar la repetición de las Elecciones, causó un gasto a las arcas del Estado de 1.771.800€ en viajes de los diputados.

A los falangistas, este despilfarro de los supuestos representantes democráticos del pueblo español nos parece altamente irresponsable. Lo más grave, es que según los últimos datos ofrecidos por el portal de transparencia del Congreso de los Diputados, el gasto de dinero público en viajes no se redujo significativamente ni siquiera cuando las Cortes ya estuvieron disueltas.

Es lógico pensar que los diputados, como representantes del Estado, necesitan realizar viajes, pero se producen abusos, y la prueba está en que los diputados siguieron haciendo viajes en concepto de “Actividad parlamentaria” cuando el parlamento estaba cerrado.

Los falangistas manifestamos nuestra profunda indignación y malestar ante los hechos que denunciamos. Consideramos intolerable la actitud de pasividad de las instituciones públicas ante tan flagrante despilfarro de fondos. Fondos públicos que salen del sudor del pueblo trabajador, que contribuye con su esfuerzo cotidiano a llenar los bolsillos (y los estómagos) de una casta política parasitaria.

En cualquier caso, la actitud de despilfarro propia de los diputados es algo que para nada nos resulta extraño. Desde Falange Española de las JONS nunca hemos confiado en el buen hacer de representantes de partidos políticos que están al servicio de las grandes empresas y los gobiernos extranjeros. Los hechos nos demuestran que es necesario hacer cambios en el funcionamiento de las instituciones públicas.

4 medidas de FEJONS contra el despilfarro de los diputados:

Jorge Garrido San Román, Vicesecretario General de Falange Española de las JONS, ha presentado una batería de propuestas para acabar con el despilfarro de los Diputados:

  1. Supresión del aforamiento como medida necesaria para poder investigar, esclarecer y ajusticiar los casos y tramas de corrupción política y económica.

  2. Establecimiento de criterios razonables a la hora de justificar los gastos de representación de los políticos, siguiendo criterios como los que se utilizan en casos similares por parte de las empresas respecto a sus trabajadores.

  3. Reforma de la legislación reguladora del Tribunal de Cuentas, para que sus miembros se elijan por un procedimiento estrictamente profesional, como en cualquier otro órgano judicial.

  4. Creación de un órgano de control presupuestario, representativo de los electores, que realmente apruebe y controle los gastos y presupuestos del Congreso y Senado. Estudiaremos un sistema de elección por sorteo de los electores para evitar los favoritismos que facilitan otros sistemas de elección.

Afirma Jorge Garrido que: De esta manera los gastos de los Diputados y Senadores no deberían diferir sustancialmente de los de cualquier trabajador en un puesto que exija labores de representación similares, y se acabaría con el absurdo de que sean los políticos los que se pongan a sí mismos sus sueldos y dietas (¿Se imagina alguien que todos en nuestros trabajos pudiéramos hacer lo mismo?), y que, como sucede hoy, el único órgano encargado del control de dichos gastos sea un Tribunal de Cuentas que también son ellos mismos quienes lo eligen.

Los falangistas continuamos en nuestra lucha por la unidad nacional, la justicia social y la dignidad humana. Porque abanderamos la política del servicio, lejos de la política del lucro y del negocio. Lejos de la política de aquella casta que cambia sus escaños por confortables sillones en consejos de administración de multinacionales. Sus actos demuestran la preocupación que sienten por quienes les votan, malgastando el esfuerzo de todos en viajes particulares en primera clase, mariscadas y hoteles de lujo.

Falange Española de las JONS, entre cuyos representantes jamás ha habido un solo caso de corrupción o malversación de fondos públicos, ambiciona una política verdaderamente transparente. Nos mueve el servicio a nuestra patria, a nuestro pueblo, el trabajo sincero y la dedicación por y para su bienestar y prosperidad. Ofrecemos así esta bandera de honestidad, esfuerzo y transparencia a todos los españoles, víctimas de un sistema que se preocupa por mantenerse en la inmundicia más que por dar paso a quienes ofrecemos soluciones reales.

Súmate a la verdadera alternativa