El integrismo islámico sigue siendo peligroso en España

abdeluahid-terrorista-yihadista-espana-efeLa detención del peligroso terrorista islamista Abdeluahid Sadik Mohamed, acusado de participar en la “guerra santa” en Siria y de ser integrante de la organización terrorista Estado Islámico de Irak y Levante (ISIL), vinculada Al Qaeda, viene a demostrar que España sigue siendo una fuente de captación de terroristas. Esta organización mantiene secuestrados a tres periodistas españoles en Siria.

A Abdeluahid Sadik Mohamed se le considera un riesgo para la seguridad nacional, debido a su pertenencia a red hispano-marroquí de envío de yihadistas a Siria, que se desarticuló parcialmente el pasado 21 de junio en la Ciudad Autónoma de Ceuta, y que terminó con el ingreso a prisión de 10 terroristas ceutíes. Estos terroristas, captados en mezquitas españolas, enviados al frente sirio, son retornados tras haber adquirido grandes conocimientos tácticos, convirtiéndose en foco de reclutamiento de nuevas células terroristas. El integrismo islámico es peligroso para España, porque España es un objetivo a batir por el Islam.

Como ejemplo palpable y preocupante tenemos el antecedente de Abdelwahab Houzi, imán de la mezquita de Lérida (uno de los centros yihaddistas de España junto a Ceuta y Melilla) y sus predicaciones sobre la no integración de los musulmanes con la sociedad de acogida española, de manera que se fomenta la creación de una sociedad paralela en favor de la uma, la comunidad de los creyentes. Desde este gueto, regido únicamente por las leyes islámicas por encima de las leyes del país, se reclutarían nuevos musulmanes dispuestos a inmolarse en yihadd.

Este es el problema real. Se le pueden poner etiquetas, adornos o eufemismos, pero Mientras que exista una mezquita en España, el peligro seguirá siendo latente, y solo habrá que esperar a que se den las condiciones oportunas, para que nuestro país sea víctima de un nuevo ataque terrorista islámico.