El dinero manda: Rajoy no cree en España como proyecto político

El pasado mes de septiembre, el Jefe Nacional de Falange Española de las JONS, Norberto Pico, escribió una carta al Presidente del Gobierno, haciendo suya una de las mayores preocupaciones de los españoles: la unidad de España y la igualdad de derechos entre los ciudadanos. En aquel escrito, Norberto Pico pedía firmeza contra el secesionismo a raíz de la declaración soberanista del Parlamento de Cataluña.

Esta misma semana FE JONS ha recibido una respuesta de poco más de un folio, en la que el Gobierno se retrataba: España es sólo una marca comercial. A Rajoy y su equipo no le importan ni la Historia de España, ni tienen un proyecto político para los españoles.

Escudándose en un vago discurso de salvaguarda de un Estado del Bienestar que han desmontado ellos mismos con la ayuda del PSOE, escurren una cuestión tan fundamental y prioritaria como la integridad del país en el que vivimos.

Lo perverso de este asunto, es que además de no cuestionarse el actual modelo de Estado, nefasto, oligárquico y malversador, el Gobierno permite que el separatismo ataque a la linea de flotación, a la esencia misma de la nación española, por su inacción.

Es más, el propio Rajoy ha coadyuvado a financiar los planes de Mas haciendo la vista gorda con la malversación de fondos públicos en Cataluña, insuflando más millones que permitan mantener las embajadas catalanas en el extranjero o una desigualitaria política lingüística que margina a los castellanohablantes.

Todos los españoles que tuviesen una mínima esperanza en que Rajoy frenara los planes secesionistas de Mas y sus secuaces están muy equivocados. La derecha española utiliza el subterfugio de pensar que a los españoles sólo les preocupa la crisis económica -por
grave que sea- cuando lo que realmente esconden es una grave y malintencionada carencia de un proyecto ilusionante para España.