Urkullu concede mas dinero a ETA que a las victimas

Iñigo Urkullu, el presidente de la comunidad autonóma vasca, ha rescatado la partida presupuestaria destinada a la asociación de familiares de presos de ETA, Etxerat, que había eliminado Patxi López. Y no es la única.

Entre todo el festival de subvenciones concedidas, casi todas con destino al frente de cárceles que dirigía la etarra Arantza Zulueta, se encuentran la Fundación Euskal Memoria, impulsada por Sortu, o el movimiento Lokarri, agraciado con cuatro partidas que suman cerca de 27.000 euros. El llamado Torturaren Auskako Taldea (TAT), integrado en el entramado que formaban Herrira y el frente de cárceles se lleva dos partidas de casi 3.900 euros, mientras que Exterat recibe 14.000 euros. y el colectivo abertzale Gernika Gogoratuz, 20.000 euro. Además, La Fundación Euskal Memoria recibirá del Gobierno vasco 1.214 euros.

El lehendakari Urkullu equipara a los verdugos con las víctimas que reciben una cantidad ridícula. Frente a los 60.000 euros destinados a los afines a ETA, la Fundación Fernando Buesa recibe 2.141 euros y la Fundación Gregorio Ordóñez, 3.987, o los 10.000 de Covite.

ETA es una mafia que vive de la extorsión y del chantaje. Y parece que si ETA ya no mata, hay que sostener a ese ejército de asesinos para que no vuelva a asesinar. Se equivoca Urkullu al financiar a los criminales. Se equivocan los vascos al elegir a un lehendakari del PNV. Se equivocan los españoles al permitir que los separatistas estén en las instituciones, aupados por los votos de confianza que dan, cada cuatro años, a PP y PSOE. Luego será tarde para lamentarse.

Falange Española de las JONS