Los trabajadores españoles serán devorados por el TTIP

12687906_1311019552245375_1984618812583457907_nSi en 1990 la Declaración Transatlántica sentó las bases de un nuevo marco económico de corte ultracapitalista, en 2007, con la creación del Consejo Económico Transatlántico se dotaba de una estructura para implantar el Tratado de Libre Comercio entre Europa y EEUU.

El capitalismo ha trascendido el límite de lo económico, para convertirse en una peligrosa ideología profesada por la élite mundial. Susan George, en su libro Informe Lugano, denuncia la manipulación a la que nos somete el nuevo orden mundial a tarvés de la semántica y del control de la conducta. En el mundo que vivimos, nadie puede disentir contra el modelo económico al margen del color del régimen político.

El Tratado de libre Comercio es el triunfo del control de las multinacionales sobre los gobiernos nacionales. Es un torpedo lanzado directamente contra la línea de flotación de la Soberanía Nacional, ya que TTIP se salta la jurisdicción de los tribunales ordinarios, que son sustituidos por un arbitraje privado.

Por otro lado el TTIP desmontaría el sistema laboral español (aún más de lo que ya han hecho los gobiernos de PPSOE), imponiendo restricciones en esta materia. Estados Unidos sólo ha ratificado 8 convenios de la Organización Internacional de Trabajo, frente a los 133 que ha ratificado España.

La depredación del medio ambiente y la dificultad de competir con el mercado estadounidense hará que España, en pocos años, se convierta en la China de EEUU: trabajaremos más horas, por menos salario, destruyendo nuestro pais, para beneficio de la policía mundial.

Los falangistas lo tenemos claro: queremos soberanía nacional, queremos oneda nacional, queremos justicia independiente y queremos Justicia Social. Por eso decimos bien alto: NO QUEREMOS TTIP.