Comunicado: Pese al revuelo, nada cambia

12311271_1036061409748564_7697343354210113502_nFalange Española de las JONS quiere valorar en su conjunto la campaña electoral de estos comicios a Cortes Generales.

El primer punto que queremos resaltar es que ha perdido España. Pero en esta ocasión por partida doble. Los viejos partidos de la vieja política (en palabras de José Antonio Primo de Rivera) no sólo no desaparecen del espectro político, sino que se mantienen con un apoyo mayoritario, materializando el voto de los adultos de clase media y funcionariado. Los partidos emergentes, que son la otra cara de la misma moneda, no alcanzan la gloria, aunque cumplen ampliamente con sus objetivos. Y nos dan la razón: a pesar de tener un programa poco reformista, a pesar de encarnar las nuevas marcas blancas de izquierda y derecha, los nuevos partidos han demostrado que con una buena inyección económica y el patrocinio de los medios de comunicación, se puede soñar con la Presidencia del Gobierno. Sin embargo también nos han enseñado que el Poder tiene múltiples resortes, y a los más importantes no se llega por las urnas.

La segunda gran cuestión que queremos denunciar es que ésta, ha sido una campaña cocinada desde los laboratorios de los grandes grupos mediáticos: RTVE, Atresmedia y Mediaset. Han sido ellos, quienes han marginado a los que tradicionalmente han decidido el color del gobierno: los separatistas, y los trasnochados comunistas que pedían hace pocos días la ilegalización (¡otra vez!) de Falange Española de las JONS. Esta misma ingeniería electoral es la que ha terminado de torpedear a la marea magenta, que desaparece del mapa.

Falange Española de las JONS ha obtenido los resultados que vienen siendo habituales, con tendencia ala baja en el Congreso, y al alza en el Senado. La reforma de la ley electoral, que sólo han permitido 8 listas al Congreso y 8 al Senado, ha vuelto a condicionar que el mensaje nacionalsindicalista no haya llegado a los españoles. Y es que contra la aplastante maquinaria propagandística del pensamiento único, que nos cuesta 10 millones de euros a todos los españoles, la autofinanciada campaña electoral de los falangistas no puede competir. Sin embargo, nos sabemos ganadores en razón, ya que los falangistas votamos en conciencia, en defensa de la dignidad humana, de la Unidad de España y de la Justicia Social.

En definitiva, se ha producido lo que desde Falange Española de las JONS venimos denunciando desde que Felipe VI fue entronizado: movimientos acrobáticos y juegos malabares para que nuevos partidos, encumbren a un nuevo régimen, perpetuando este nauseabundo sistema otras cuatro décadas más.

Queremos finalmente agradecer a todos los afiliados, simpatizantes y amigos de la Falange que han participado en el proceso de recogida de avales, que han formado parte de nuestras 16 listas electorales, a todos los que han realizado donativos para el sostenimiento de la campaña electoral, y para aquellos que han formado parte de nuestro ejército de apoderados e interventores en cientos de colegios electorales. A todos ellos gracias, escuetamente gracias.