Así se financió el PP: La primera sentencia de la Gürtel

Pixarbay / CC0 Public Domain

 

Esta mañana la Justicia ha hablado en el caso de la trama Gürtel, por lo que desde FEJONS nos alegramos primero de que lo haya hecho (este caso se venía demorando demasiado)  y en segundo lugar, en el sentido en que lo ha hecho, dictando la primera sentencia por el caso de financiación ilegal del Partido Popular de Valencia. Los principales cabecillas han sido condenados a penas de prisión, así como también la que fue consejera del gobierno valenciano en los momentos en que se urdió la trama.
Esta sentencia viene a darnos la razón a los falangistas, que llevamos años denunciando la corrupción generalizada dentro de la clase política española. Una corrupción que ha alcanzado unos niveles nunca antes conocidos en España, y en todos sus ámbitos: municipal, autonómico y nacional. Esta corrupción, ha socavado la credibilidad del pueblo español en las instituciones liberales,  que han demostrado su ineficacia, afectando ya no solo al poder político sino también al poder económico y en algunos casos, al judicial.
En FEJONS pensamos que casos como el sentenciado esta mañana, nos dan la razón en cuanto a lo perjudicial del sistema autonómico actual que, al repartir el poder de manera indiscriminada entre las Autonomías, beneficia el gasto, el despilfarro y la corrupción que suele acompañarlos en este sistema. Por ello los falangistas pensamos que hay motivos más que justificados para intervenir la Comunidad Autónoma de Valencia, y limpiar radicalmente sus instituciones.
Por último FEJONS, al tiempo que felicita a la judicatura española por la independencia demostrada en este caso, pide responsabilidades políticas al actual presidente del gobierno de la nación, Mariano Rajoy, en cuanto responsable último de las políticas económicas del Partido Popular que él preside, y le exigimos que actúe en consecuencia como presidente y representante de nuestra nación.
Una vez más, no nos cansaremos de repetir que el sistema de partidos no sirve, pues solamente son grupos privados que responden a intereses particulares, y no se identifican con el bien común. España no puede permitirse que los partidos parlamentarios se financien con cargo a los presupuestos generales del estado.
¡Basta de engaños!
¡Basta de partidos! 
Top